logo

Avalancha III, Tacana y Escudo, tras la MS y 18

 

Buenos carros, buenas casas y buenos negocios, se encontraron a las estructuras de la Mara MS y Pandilla 18 en las operaciones que realizaron las Fiscalías y unidades policiales del Triángulo Norte. Son tres operaciones simultáneas que tanto en Honduras, Guatemala y El Salvador buscan atacar a éstas estructuras. La coordinación simultánea según las autoridades pretende neutralizar las operaciones ilícitas que se realizan en los tres países. Solo Guatemala reportó que las investigaciones que realizaron durante dos años, estableció que producto de los cobros ilegales, se registraron 30 personas fallecidas, 36 empresas de transportes extraurbano y urbano incautadas, 43 comercios y 21 personas individuales, como víctimas del operar de esas estructuras. Mientras en El Salvador la captura de 95 integrantes de la MS, donde además se les allanaron negocios de comida, talleres, distribuidoras de productos, entre otros, los adquirieron producto de las extorsiones.

Ricardo Castro, director de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) en Honduras, dijo que “la estrategia de Honduras, es atacar la estructura financiera y su brazo sicarial, así como a los jefes de la estructura”, Y es que en el caso de Honduras fueron 63 allanamientos, además de los 14 detenidos que dejó la operación. Dentro de los logros destaca el decomiso de dinero en efectivo, donde se contabilizaban hasta anoche un millón de lempiras, los que fueron encontrados en un negocio de pinturas. Además de casas de lujo en zonas residenciales.

Estas acciones del Triángulo Norte, forman parte del trabajo de intervención contra las estructuras, donde va implícita la extinción del dominio con las leyes que se crearon para tocar la parte que fortalece el operar de los grupos: el dinero. Con ello buscan debilitarlos, neutralizar cada acción que ejecuten para liberar espacios, minimizar los riesgos y por supuesto evitar que más sangre inocente sea derramada. La lucha contra las estructuras no es fácil, por años se fortalecieron y operaron bajo el acuerdo de varias autoridades que les apoyaron para “Dejar hacer, dejar pasar”.

Socar las tuercas a estos grupos, es un trabajo que es apoyado por diversas fiscalías, policías y gobiernos. Incluso Estados Unidos ha sido un actor importante para que la fusión del trabajo entre Ministerios Públicos de estos tres países, enfrenten con todo a estos grupos. Tanto Honduras, Guatemala y El Salvador, tienen en común que comparten los mismos problemas, pero ahora parece que también buscan el remedio para erradicar el operar la MS y la 18, grupos qué crecieron y ¡vaya cómo crecieron!. No queda más que aplaudir las acciones que se desarrollan y esperar que de la misma forma, con toda la maquinaria policial y fiscal, las operaciones también desmantelen las redes de corrupción que por años vivieron de nuestros impuestos. Y que digo, no solo vivieron, se hicieron millonarios. La hora de cambios por las que clamamos en el Triángulo Norte han llegado, y ya no hay regreso. Con presiones externas o no, se ha triangulado un acuerdo que busca por fin, regalarnos de a poco lo que siempre hemos pedido: No más impunidad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *