logo

Caravana de Migrantes llega a Guadalajara

No importó el frío. Se cumplen 21 días desde que arrancaron en un viacrucis por México que los ha llevado por sendas desconocidas, sin alimentos, pero con la confianza en Dios de salir bien librados de esa aventura que iniciaron para que las autoridades respeten a los indocumentados.

El camino no ha sido fácil. Primero, tuvieron apoyo de organizaciones que les permitieron avanzar en la ruta, pero desde la Ciudad de México quedaron indefensos. Quizás esa fue la razón para que decidieran enfrentarse a “La Bestia”, el tren carguero que ha sido su medio de transporte y que pese a que en la primera travesía los dejo botados de Irajuato, en el Estado de Guanajuato, no lo pensaron dos veces para subir al segundo tren y llegar hasta Guadalajara.

Enmedio del frío intenso que vivieron la noche del 16 de abril, hombres, mujeres y niños siguen resistiendo. Vencen adversidades y después de varias horas arrinconados en los vagones y compartiendo el calor humano de los centroamericanos que van hechos un nudo, han llegado a Guadalajara.

Aquí darán un respiro, los 500 centroamericanos que han quedado de los 1800 migrantes que iniciaron la aventura, recobrarán fuerzas para llegar hasta la frontera con Estados Unidos. Nada los detiene, las amenazas de Trump, han quedado en el olvido y su meta es entregarse. Van familias enteras. Son muchas historias que cuentan, de ese grupo la mayoría son hondureños. Compatriotas que aseguran que la violencia los hizo huir, que la falta de empleo los llevó a la desesperación y que pese al peligro, no le quedó más opción que ser de los que ven en tierras mexicanas y estadounidenses una oportunidad.

Su futuro es incierto, pero pese a todo lo que les falta por librar, ellos aseguran que cualquier cosa es mejor que seguir viviendo en Honduras.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *