logo

Los migrantes hondureños

Los migrantes hondureños iniciaron su periplo con la mirada puesta en el norte. La cuestionada aventura que inició el sábado 13 de octubre, lejos estaba de dimensionar la revolución que generaría a lo largo de su recorrido, donde puso manos arriba a los gobiernos del Triángulo Norte, México y Estados Unidos. (Fotos Pedro Ultreras).

Que si fue intervención política, que si hay infiltrados, si hay mano criminal o delincuencia organizada, es algo que el Gobierno ha mencionado en sus comparecencias, pero que aún no ha sido posible probar. Lo que sí han probado estos miles de catrachos es que salieron convencidos, dispuestos a enfrentar el duro camino con tal de encontrar un empleo, una mejor condición de vida y seguridad.

Nunca dimensionamos el impacto de esta caravana y de cómo están marcando las tendencias mundiales de información. Su osadía ahora los tiene en Tapachula, dieron el salto del puente fronterizo Rodolfo Robles, para saltar a las aguas del río Suchiate y desde allí peregrinar más de 40 kilómetros para llegar a Tapachula. Aquí dan un respiro, porque tienen la mirada puesta en Huixtla el segundo punto a vencer.

Los hondureños ya no van solos, guatemaltecos, salvadoreños y nicaraguenses les acompañan. Tienen duro el camino, Tienen a los Federales al acecho, tienen a un Donald Trump que está en el monitoreo porque ha jurado que los detendrá y que a Estados Unidos no entrarán y también a mucha gente xenofóbica que los ve como criminales, porque desde su tierra y otras naciones los han estigmatizado.

Nadie sabe el dolor o la pena que cada migrante enfrenta, al menos ellos nos dejan una lección y es que han tenido el valor de buscar sus sueños. A los que nos quedamos nos queda de tarea aportar para construir un país dividido, polarizado, donde cada uno debe apoyar para buscar soluciones. Heredamos una crisis que data de años, no busquemos culpables, trabajemos, unámonos y hagamos una revolución de ideas para buscar salidas y darle un norte a un país que merece mejor suerte. Dios les acompañe mis paisanos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *